Ahora más que nunca, lo nuestro

Jaime Nicolau – 5barricas

Jaime Nicolau

La crisis que nadie imaginábamos nos ha soltado un guantazo tan descomunal que ha despertado al ser humano de un letargo en el que deambulábamos y en el que habíamos dejado de valorar muchas cosas. Vivíamos tan deprisa que no éramos capaces de valorar en su justa medida nuestras prioridades en la vida. ¿Dedicábamos a nuestros seres queridos el tiempo que merecen? ¿Compensa vivir a velocidad de vértigo sin saborear los muchos pequeños grandes momentos que nos ofrece la vida? ¿Somos una sociedad solidaria con nuestros vecinos? Pues si somos sinceros con nosotros mismos creo que la respuesta es NO en todos los casos.

Pero no es el único aprendizaje. Estos dos meses nos han servido de «examen sorpresa» en digitalización (como bien señala una buena amiga). Nos hemos dado cuenta que, en términos generales, no habíamos estudiado lo sufiente y nos hemos puesto a hacerlo a tal velocidad, que los expertos creen que hemos avanzado 10 años de golpe en conocimientos y relaciones comerciales en el infinito universo online. También nos ha servido para ver oportunidades. Ya lo decía Albert Einstein, en cada crisis surgen varias, hay que verlas y ser valientes, que no suicidas.

Y les cuento todo esto porque me viene al pelo para entender en ese contexto esta nueva apuesta de Proava, que impulsa notablemente de esta manera su papel de promoción del producto local, en los sectores del vino y la alimentación principalmente. El kilómetro cero como filosofía de vida. Es hora de apostar por lo nuestro sin divagar. Por lo nuestro con mayúsculas. Por todo lo que es D’ací. Y ahí caben todos: los vinos y cavas que elaboran nuestras bodegas, los naranjas, los embutidos artesanos, los quesos, los dulces… porque tenemos una riqueza gastronómica tan grande, que es momento de dar la vuelta a los productos y mirar de dónde vienen, antes de decidir la compra. Sin radicalismos obviamente y sin declarar la guerra a nadie, pero que nuestros productos pesen más de lo que lo hacían en la cesta de la compra. El sector primario ha estado al pie del cañón en los momentos más duros. Ya jamás deberíamos olvidar al agricultor, al ganadero, al pescador, al viticultor… lo hemos hecho casi sin darnos cuenta, pero ahora podemos revertirlo.

De esta sólo podemos salir juntos. Apoyándonos unos en otros para atravesar el desierto.Ya veremos cómo devolvemos esa cadena de favores mágica cuando todo esto quede atrás. Desde 5barricas hemos repetido en las últimas semanas hasta la saciedad tres palabras: Sumar, Sumar y Sumar.

¿Te sumas al movimiento d’ací? Pues ahora tienes una herramienta más para que estés informado. Productor y consumidor por fin hablan cara a cara, como siempre debió ser.

Deja una respuesta

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial