GOVALMAVIN… las tinajas de barro convertidas en objeto de deseo

La Denominación de Origen Valencia ha celebrado recientemente una Jornada Técnica online organizada de forma conjunta con la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV), para explicar los avances del proyecto GOVALMAVIN.

Durante el encuentro, que ha contado con la participación del Instituto de Tecnología Cerámica, ITC, la Universidad Miguel Hernández de Elche, UMH, se presentaron los avances de esta iniciativa, que bajo el título ‘Valorización de materiales tradicionales para elaboración de vinos de calidad, tiene por objetivo el desarrollo de nuevos vinos diferenciales españoles mediante métodos de elaboración y crianza alternativos, utilizando tinajas de barro tradicionales y tecnológicas de nuevo diseño.

De este modo, el proyecto pretende valorizar ante los consumidores los vinos de las principales variedades españolas (Tempranillo, Garnacha, Monastrell y Macabeo) criados en estos recipientes.

La secretaria general de la DO Valencia (DOV), Carmen Martínez, quien dio la bienvenida a los participantes, destacó que este
proyecto “supone un importante reto para nuestra DO, ya que desde tiempos inmejorables se han utilizado tinajas de barro para lograr vinos frescos, afrutados y de calidad, sobre todo en nuestra subzona Clariano. Con el paso de los tiempos quedaron en el olvido y desde hace una década se ha apostado por recuperar esta forma tradicional de crianza de vinos, abanderados por el proyecto de nuestra bodega Celler del Roure, liderado por Pablo Calatayud, y la recuperación de su bodega fonda”, añadió.

A continuación, en representación de la PTV, Ariana Portella, miembro de la Secretaría Técnica, presentó el proyecto GOVALMAVIN.
Según comentó, la iniciativa avanza en la línea de optimizar las propiedades físicas y mecánicas de las tinajas para la elaboración y crianza, con el fin de producir vinos de alta calidad fermentados y/o criados en estos recipientes de las principales variedades españolas: Tempranillo, Garnacha, Monastrell y Macabeo (Viura).

De este modo, se pretende valorizar ante el consumidor nacional e internacional estos vinos. Para lograr estos objetivos, Portella añadió que se está llevando a cabo un plan de trabajo que ahonda en el conocimiento del material y de su aptitud enológica con el fin de diseñar procesos de fabricación industrial de tinajas de grandes formatos. Asimismo,
contempla tanto el diseño y la validación de los diferentes itinerarios enológicos que permitan sacar el máximo partido al uso de estos materiales en la vinificación, como el estudio de la aceptación y grado de satisfacción de los vinos elaborados en tinajas de barro.

Por su parte, Francisca Quereda, responsable del Laboratorio de Composiciones Cerámicas del ITC, se refirió a la evolución de las tinajas cerámicas para la maduración del vino: de la fabricación artesanal al proceso tecnológico. En este sentido, ha explicado el papel de ITC en GOVALMAVIN a la hora de realizar la caracterización técnica de las tinajas cerámicas antiguas y actuales, analizar los problemas de producción de las actuales y buscar posibles alternativas a los mismos, y orientar al consorcio del proyecto en el desarrollo de nuevas tinajas con base tecnológica.

Aceptación por parte de los consumidores   

Finalmente, en representación del Departamento de Economía Agroambiental de la Universidad Miguel Hernández de Elche, David B. López, presentó un análisis sobre la aceptación de los vinos de tinaja por parte de los consumidores europeos. Para llevar a cabo esta investigación, se realizó un estudio de aceptación entre consumidores españoles y polacos de tres muestras de vino con diferentes tipos de envejecimiento. Entre los resultados obtenidos, en primer lugar, cabe señalar la aceptación de este tipo de vinos entre los consumidores, especialmente entre aquellos que buscan nuevas experiencias.

Sobre el proyecto GOVALMAVIN:

GOVALMAVIN es un proyecto de innovación multidisciplinar en el que participan 16 miembros, que tiene por objetivo la recuperación del uso de tinajas de barro para lograr vinos frescos, afrutados y de calidad. Su periodo de duración es entre agosto de 2018 y junio de 2020.  Cuenta con un presupuesto de 540.000€ y con el apoyo financiero de la UE ,a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), y del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

MÁS INFO AQUI

Deja una respuesta

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial